Loader

Otros relatos

El cliente

Hola a todos, les voy a contar mi experiencia la tarde de un martes de gayumbos en el boyberry..

Soy camarero de un bar gay en Barcelona y un martes como cualquier otro me encontraba en el bar, sirviendo copas y organizando un poco, debo confesar de que trabajar en un bar gay se presta para muchas cosas, entre ellas que conoces a muchas personas y turistas que vienen a disfrutar de nuestra maravillosa ciudad. Ese día salí de casa bastante cachondo, había follado con mi pareja por la mañana pero igual salí de casa con ganas de más y decidí usar un suspensorio con un Jean algo ajustado y una camiseta blanca, si se presentaba alguna oportunidad ya iba más que listo.

Al rededor de las 7:00 pm se presentó un cliente que desde que entró por la puerta era imposible no mirarlo.. Italiano, barba poblada, unos brazos y una espalda ancha, una camisa un poco abierta que dejaba ver su pecho peludo, como me gusta.. tenía el cabello largo negro con una coleta, los ojos color miel y llevaba un pantalón corto tipo chándal, color gris claro, dejándose notar su buen paquete.. me quede fijo mirándolo y se que se dio cuenta, pero me gustaba ese rollo pirata/ masculino que con tan solo verlo, sabía que era cañero. llego hasta la barra y me pidió una cerveza, como yo ya sabía lo que quería le dije “Está la invito yo”, con una sonrisa me contestó “Grazie bello” y allí me saco conversación, yo sin quedarme atrás, también me abrí una cerveza y me senté al frente de el a conversar.. había pasado un rato y noté que cuando me daba la vuelta siempre se me quedaba viendo, así que discretamente me baje un poco el pantalón para que se me viera el suspensorio y me agache a hacerme el que buscaba algo por la barra, al agacharme se bajó un poco más el pantalón, dejando a la vista lo que llevaba puesto y enseguida me preguntó:

¿te gusta trabajar en suspensorio? A lo que le conteste: me siento más cómodo.. aproveche que había llegado mi compañero y le dije:

“voy un segundo al lavabo, ahora vuelvo” y me le quede viendo a los ojos.. entre al lavabo y deje la puerta abierta y me baje todo el pantalón, el me siguió y cuando abrió la puerta me encontró allí, con el pantalón completamente abajo y con ganas de caña.. cerró la puerta, se acercó a mi por detrás y noté como se humedeció un dedo con saliva y lo acerco a mi ojete, comenzó a jugar con el y me dijo al oído que rico lo tienes, mira como me tienes.. al tocarle el rabo uffff debo confesar que me volvió loco.. lo tenía muy duro y estaba comenzando a lubricar un poco, ( particularmente me pone muy cachondo los rabos que lubrican mucho) En eso nos tocaron la puerta y tuvimos que salir.. de vuelta a la barra me comentó si sabía de un sitio llamado “Boyberry” que estaba abierto y tenía el día de gayumbos.. le comenté que me gustaba mucho ir pero que por mi trabajo me era difícil coincidir con las fiestas.. a lo que mi compañero que estaba escuchando me dijo :

“Pues aprovechad y vais ahora en tu hora de cena y te quedas un rato más, yo te cubro” El Italiano se me quedo viendo y me dijo ¿vamos? ¿Estas en PrEP? Sin duda le conteste que si a todo, me daba un poco de miedo escaparme del curro pero las ganas podían más.. ya era momento de mi hora libre así que nos terminamos la cerveza y nos fuimos en un taxi. Cuando íbamos en camino, me metió la mano por detrás del pantalón y seguia jugando con mi culo, buaaa la verdad que me tenía muy cachondo.. llegamos y enseguida nos quitamos la ropa, cuando le vi el bulto en ropa interior me acerqué y le dije, vamos a una cabina que te lo quiero chupar..  estaba bastante animado y por suerte estaba libre la cabina al lado de la entrada que es totalmente privada, antes de entrar había otro chico parado allí que estaba muy rico también y se nos quedó viendo.. note como el

chico miro al Italiano con mirada de complicidad.. entramos a la cabina y nos comenzamos a morrear.. me encantaba como me abrazaba con uno de sus brazos, mientras con el otro jugueteaba con mi ojete húmedo por su saliva.. uff no había hecho nada aún y ya me tenia a sus pies..

me dijo: quiero que te dejes hacer todo, quiero que seas mi perrita y quiero hacerte correr de placer.. yo le masajeaba la polla gruesa y llena de lubricante… cuando me fui a agachar para comérsela me dijo que no, que me acostara boca abajo que primero quería comerme el culo, me acosté en boca abajo, con el culo ligeramente elevado para que su lengua pudiera moverse a su antojo.. comenzó a chuparmelo y Dios.. sentía que me iba a explotar la polla de lo dura que la tenía.. mientras me lo comía me introducía 1 o 2 dedos para dilatarme un poco.. derrepente me preguntó:

¿ya habías follado hoy? A lo que le conteste que si, que había follado por la mañana con mi pareja.. y me dijo: Te ha salido un poquito de su leche y me encanta.. uffff me dio mucho morbo, allí se levanto y se acercó a mi, y me puso su polla en la cara y me dijo “chupamela para humedecerla que quiero llenarte yo también de leche el culo” al ver de cerca ese pollon, se me hizo agua la boca.. era una polla de unos 19 cm, gruesa, con la cabeza perfecta y rosada.. algo peluda como me gusta y me dio  mucho más morbo que tenía los huevos grandes, que delicia.. comencé a chuprsela y la tenía toda llena de su lubricante, lo que me volvió loco y quería que me diera más… me agarro la cabeza y me dijo : que rico la comes, quiero follarte la boca y comenzó a meter y sacar su rabo de mi boca mientras que con uno de sus brazos me acariciaba el ojete.. uff yo estaba en un momento de éxtasis total.. solo quería sentir esos huevos golpeándome las nalgas mientras usaba mi culo.. en un momento sacó la polla de mi boca y dijo tengo que parar, no me quiero correr.. entonces me dio un beso y fue hasta la puerta.. la abrió y para mi sorpresa entró el chico que se nos había quedado viendo anteriormente.. el chico sin hablar se saco el rabo, lo tenía más grande, de unos 20 centímetros y era guapo, de ojos claros y cabello castaño, tenía pinta de libanés.. comencé a comérsela a él, mientras que el italiano nos veía con morbo y se tocaba.. en eso me escupió el ojete y sin más me la metió entera, se acercó a mi y me dijo ¿quieres que yo también te preñe?  A lo que le respondí si, quiero sentir tu leche caliente en mi culo.. comenzó a follarme y darme palmaditas en el culo, mientras yo se la comía al Libanés.. en eso me la sacaba completa, se acercaba a chuparme más el ojete y volvía a meterla.. vamos yo me sentía a tope, estaba disfrutando cada segundo de ese trío improvisado.. luego me la saco y me dijo voltéate para que el disfrute de tu rico culo .. me di la vuelta y el otro chico comenzó a comerme el culo para luego también metérmela entera.. dios, dos tios pollones, cañeros usando mi culo, me encantaba.. el italiano se acostó al frente de mi y mientras me follaban me dijo chupame los huevos y el culo.. a lo que comencé a comerle los huevos y poco a poco bajaba hasta poder chupete un poco el culo, se volteó y me puso su bello culo peludo en mi cara, y con ambas manos se lo abrió y me dijo “chupame el ojete” ufff, que delicia y que morbo chuparle el culo a un macho que te lo pida.. mientras sentía como el libanés disfrutaba de mi culo, hasta que con un fuerte gemido nos dijo: no puedo aguantar más y sentí como su leche caliente me inundaba el culo, la verdad que me dio mucho placer.. la saco y se acercó a chuparme el ojete y me dijo en inglés “ me gusta comer ojete cargado de leche” todo mientras yo seguía comiendole el culo al italiano. Luego el Libanés se subió los gayumbos, se fué y volvimos a quedar solos.. se dio de nuevo la vuelta y me dijo: quiero que te sientes y me saques la leche.. procedí a sentarme en su delicioso rabo, mojado entre su lubricante y mi saliva, me la metí entera mientras nos besábamos y escupíamos la boca.. apreté el culo y le dije: ¿te gusta que lo ponga así estrechito para ti? A lo que contesto: me encanta.. comencé a moverme, metérmelo y sacarlo poco a poco y un poco rápido a veces.. mientras el me comía el cuello y las orejas.. comencé a darle más rápido y me dijo:

“Joder espera que me corro” le di más rápido porque quería sentir su leche y buaaaa!! Gimió duro y gritó joder tío, comencé a besarlo y no pare de moverme hasta sentir que salía la última gota de leche.. luego la dejé un rato adentro y comencé a pajearme, el tío me dijo: date la vuelta que yo también quiero comerte el ojete lleno de leche, cuando comenzó a comermelo no pude aguantar más y me corri.. joder que placer tan grande sentir esa lengua en mi culo cargado y pensar que dos tios me habían dado caña..

terminamos y ya era tarde para mi.. casi 2 horas desde que me había escapado del bar, así que pillé un taxi y me devolví.

Al cabo de un par de horas volvió al bar el Italiano y me dijo: Que rica follada.. me pidió una cerveza y me dejo su número.. antes de irse me dijo: ¿te vienes esta noche a mi hotel? A lo que conteste que si.. pero lo que paso después, se los contaré en otro relato.

Volver al concurso 2020