Loader

Otros relatos

El enfermero y yo

Normalmente mis días de trabajo en el hospital son muy regulares y siempre entre tanto curro, no te fijas en lo guapo que pueden ser los enfermeros que trabajan siempre a tu lado.

Ya tenia 2 años en mi residencia y la verdad, a pesar que pueden existir algunos momentos donde pillas uno que otro flirteo te aguantas por que estas en tu trabajo. Pero justo al inicio de mi nueva rotación, Llego a un servicio donde jamás había estado y uno de los enfermeros, muy guapo, de barba medio poblada, rapado, el uniforme le quedaba perfecto donde se nota que ejercita mucho, tatuaje disimulado cubierto bajo el uniforme y pude notar un culo redondo y jugoso que se marcaba con el mono, donde al caminar notaba que llevaba unos ricos calzoncillos. De tanto mirarle el culo, comencé a ponerme duro y solo pensaba en lo delicioso que sería comerle el ojete y ponerlo en 4 en frente del puesto de Enfermeria… obviamente él notó que lo estaba viendo y fijó su mirada en mi paquete y me dice en un tono muy seductor y morboso a la vez:

Se nota que está muy alegre con su nueva rotación doctor ¿no?. Me intimidó un poco sobretodo por lo masculino y varonil en su actitud. Ya era hora de volver a casa pero recordé que era día de apagón en Boyberry y después de ese subidón con el enfermero más ganas me dieron de ir. justo entrando ya en el locker me encuentro a un chico moreno fornido, me ve y hace la típica sonrisa sarcástica de deseo, apenas entro siento que esta detrás de mi, volteo y siento como empieza a meter su mano por debajo de mi mono ( yo llevaba puesto el uniforme del hospital)  y empieza a restregar su mano en mi polla, donde automáticamente me puse durísimo, lo arrastro hacia mi y comienzo a besarlo y en esto meto mi mano dentro su pantalón y siento que tiene todo el ojete abierto, súper lubricado, riquísimo y caliente.. vamos, recién follado como me gusta. Comienzo a meterle dos dedos cuando empieza a abrir el cinturón y me baja el pantalón y sin pensarlo se agacha y empieza comerme el rabo, se lo tragaba entero y se daba palmazos contra su lengua, estaba en un momento de total éxtasis y me daba más morbo que gente se quedaba al lado pajeandose y se posaban hacia los lados para ver el espectáculo. Para mi sorpresa, a mi izquierda se posa un chico ya con la polla afuera pajeandose y dice en voz alta

“Qué rico doctor” , esa voz ha retumbado en mi cabeza, haciéndola conocida y era así, EL ENFERMERO! Se acercó a mi y empiezo a besarlo de la manera más morbosa posible, desde que lo vi tenía ganas de comerle la boca; el otro chico se levanta y comenzamos a besarnos los tres, a esto ellos dos se agachan y me lo empiezan a chupar entre los dos..  la música, la oscuridad y saber q estos dos machos están comiéndome el rabo tan delicioso me entraron muchas ganas de follarmelos a los dos, pero no tuve ni que pedirlo, el enfermo se levanta, me pregunto si estaba en PrEP, a lo que conteste que si, me agarra la polla y se la comienza a meter lentamente, uff tenía el ojete lubricado, calentito, un poco estrecho como me gusta pero le entró entera.. Mientras escucho un gemido tan profundo de placer que hizo que quisiera correrme enseguida, pensar que tenía ese culo tan rico para mi. A todas estas, el otro chico se saca la polla y se la comienza a comer el enfermero mientras nos besamos.. Luego nos cambiamos de posición y siento como mientras me la chupa, el moreno se disfrutaba ese culo apretado y rico de mi enfermero..  la sensación de placer que tenia se le notaba en la mirada, el chico moreno no pudo aguantar más y se corre dentro.. se estremece y se empieza a sacudir la polla y sin decir más se retira.

Mi rico enfermero me arrastra a una de las cabinas y se pone en cuatro al frente de mi, ofreciéndome su rico culo cargado de lefa, al mismo tiempo,  poniendo su cara frente a uno de los gloriholes,  donde comenzó a comerle el rabo a un tío, sin pensarlo lo comienzo a empotrar y mientras lo hago veo como disfruta que le

Peten el ojete y comer rabo al mismo tiempo.. Se comienza a pajear y me dice: “Dame caña y córrete dentro, quiero toda tu leche doctor, la quiero toda” No me pude aguantar y me he corrido tan rico que la leche se chorreaba por los lados, estaba a tope de placer.. se sacó la polla del culo y se voltea, noto que también se habia corrido, pero esto no lo detuvo para dar una última saboreada a mi polla.

Me subo el pantalón y me dice: “no me equivoque doctor, sabia que esa polla era grande”, al salir le dije que si quería tomar una cerveza, a lo que respondió:

– lo que pasa en boyberry se queda en boyberry – se voltea y sigue su camino hacia las otras cabinas.. yo ya satisfecho, me decido ir. Pero desde ese día cada mañana en las rondas me toca verlo, me sonríe y solo espero que volvamos a coincidir, pero me pajeo pensando que ese culo tan rico, fue todo mío

Tornar al concurs 2020